miércoles, 28 de julio de 2010

Alejandro Berón Díaz






El fuego de la bebida



le bebo un beso a tu corazón


a tu boca le bebo dos besos


cien besos le bebo a tu pecho


a tus manos les bebo una charla


a tus ojos les bebo una flor


roja


una carta perfumada le bebo a tus abrazos


un viaje a la montaña le bebo a tu voz


bebo aterrizar en tu espalda


bebo pasar al viento


al viento lo bebo pasar


bebo saber tu nombre


tu nombre bebo aprender


una canción bebería buscarte


para que uses en el verano


bebería llamarte


bebería hacerlo bien


bebería levantarme


bebería trabajar


con dos hielos


el viento pasa lento


cuando bailás


el viento pasa rápido cuando bebés


bebés soportar a tus padres


son los dueños de una fábrica de polvo


es ciervo


que el fuego mata todo


que el pecado se sirve caliente es ciervo


que el viento se pasa volando


y hay gente que no tiene para beber


ni dónde caer bebiendo


++


Hay hombres que beben un día y son buenos

hay otros que beben un año y son mejores

hay quienes beben muchos años y son muy buenos

pero hay los que beben toda la vida

esos son los gobernadores.



Alejandro Berón Díaz




3 comentarios:

Anónimo dijo...

bebo comentar lo bueno que esta!

guacha editora dijo...

muchas gracias anónimo!

alejandro

virrey cisneros dijo...

!!!